Tickling Stories

Historias de Cosquillas, basadas en hechos reales.

Cosquillas a famosas. Karol Sevilla

Karol Sevilla

3.7
(7)

Esta historia es desarrollada a petición de uno de nuestros lectores. Tiene como protagonistas a Karol Sevilla (Actriz y Cantante mexicana) y a Felipe (lector que solicitó la historia).

A mediados de Febrero de 2020, la actriz Karol Sevilla se encontraba de vacaciones en El Salvador, de incógnito; ni su agente, ni nadie cercano a ella, sabía que se encontraba en ese país. Al llegar a la capital, se hospedó en un modesto hotel y preguntó si le podían asignar una persona de confianza que le sirviera de guía turístico.

El administrador del hotel le comentó que conocía un joven que le podía ayudar. Karol le preguntó si le podía facilitar el número de teléfono para ella ponerse en contacto directamente con él. El administrador del hotel accedió y le entregó el número de Felipe (guía turístico recomendado por el hotel).

Karol subió a su habitación, descargó su equipaje y se metió al baño a darse una ducha. Al terminar, salió en bata que el hotel le había entregado para el baño y se recostó en la cama a descansar un poco del viaje. Después de dar una breve siesta, recordó que debía llamar a Felipe, el guía turístico que le había recomendado el administrador del hotel.

Karol: buenas tardes, hablo con Felipe, el guía turístico.

Al otro lado de la línea…

Felipe: así es. En qué te puedo ayudar?

Karol: hola cómo estás? Hablas con Karol Sevilla, estoy de vacaciones en tu país y en el hotel dónde me estoy hospedando me dieron tu número de teléfono y me recomendaron tu nombre como un excelente guía turístico. Entonces me gustaría saber si podrías prestarme tus servicios?

Felipe conocía muy bien a Karol Sevilla, debido a que era un fanático de la actriz y sabía cuales eran los gustos de ella, así como sus redes sociales y demás. Prácticamente se le había hecho realidad el sueño de conocer personalmente a la actriz.

Felipe: claro que si, te parece bien paso al hotel y te recojo o podemos conversar en mi oficina.

Karol: listo, estoy hospedada en el hotel XXX, puedes pasar por mi dentro de 1 hora.

Felipe: allí estaré.

Al cabo de 1 hora, Felipe llegó a la cita con Karol Sevilla. Se anunció en la recepción y esperó en el loby a que Karol Sevilla bajara de su habitación. Algo que Karol no sabía era que Felipe tenía un fetiche por las cosquillas, desde siempre le había excitado hacer cosquillas a mujeres en los pies y una sus más grandes fantasías desde que comenzó con su fetiche fue hacerle cosquillas a una mujer famosa. Felipe soñaba todos los días con hacerle cosquillas a su actriz favorita: Karol Sevilla; sin embargo, Felipe aún no sabía si Karol era o no cosquillosa; y más aún, tampoco sabía si tenía o no cosquillas en los pies.

Apenas Karol Sevilla bajó al loby, Felipe se identificó y la saludó. Le preguntó a Karol si se reunían en el restaurante del hotel o si iban a otro sitio y ella le preguntó si podían empezar a recorrer los sitios turísticos, a lo que Felipe le comentó que no había problema alguno, que él se encontraba a su disposición para lo que ella necesitara. Dicho ésto, ambos se dirigieron al carro de Felipe y comenzaron el recorrido por los sitios turísticos.

Se montaron en el carro y comenzaron a conversar como para conocerse un poco más.

Karol: tengo una pregunta, si sabes quién soy?

Felipe: claro que si. Eres Karol Sevilla, actriz y cantante mexicana.

Karol: así es.

Felipe: y que te trae a mi país?

Karol: quise escaparme unos días. Desconectarme de mi representante, de los eventos, de todo. Tomarme un descanso yo sola. Nadie, absolutamente nadie, sabe que estoy aquí.

Mientras iban recorriendo sitios, los dos iban conversando de diferentes temas y Felipe iba pensando en su estrategia para preguntarle a la actriz de la que tanto era fanático si tenía cosquillas y si además era cosquillosa. Fue así como se armó de valor y decidió hacerle la pregunta sobre las cosquillas.

Felipe: oye Karol puedo preguntarte algo?

Karol:claro que si.

Felipe: tienes cosquillas?

En ese momento Karol Sevilla se puso algo colorada, quizás sintió algo de pena por la pregunta.

Karol: por qué me preguntas eso?

Felipe: no es por nada malo, si te sientes incómoda, no tienes que responderme.

Karol: no me se siento incómoda, sino que hace un tiempo hubo algunas personas que me preguntaron eso en twitter, entonces se me vino a la mente ese momento.

Felipe: ah, no sabía. Que pena.

Karol: si tengo cosquillas.

En ese momento Felipe sintió un corrientazo que le recorrió todo su cuerpo y se le activó el gen de la excitación.

Felipe: normales o eres de esas personas cosquillosas que si las tocan dan un salto.

Karol: para que veas que soy muy cosquillosa. Tengo cosquillas en diferentes partes del cuerpo, como también soy demasiado cosquillosa en algunas partes, mientras que en otras las cosquillas son normales, tirando a pocas. Y tú? Eres cosquilludo?

Felipe: si claro, soy muy cosquilludo en la cintura y los pies.

Karol: en serio?

En ese momento Karol Sevilla le pica la cintura en modo juguetón a Felipe, ocasionando que éste de un salto.

Felipe: espera que voy manejando y nos podemos accidentar.

Karol: tienes razón.

Felipe: bueno y en que parte del cuerpo eres más cosquilluda?

Karol: en los pies. Soy hipersensible en esa parte del cuerpo. No soporto que nadie me toque los pies.

Felipe: en serio?

Karol: si.

Felipe: en todo el pie o en alguna parte en especial?

Karol: soy muy cosquilluda en los pies, sin emargo, soy hipercosquilluda en la planta de los pies. Pierdo el control si me hacen cosquillas en esa parte del cuerpo.

Felipe: jajaja, en serio? Habrá que averiguarlo. Jajajaja.

Karol: vamos a ver que pasa… Jajajaja.

Felipe y Karol se dirigieron a un nuevo sitio turístico antes de ir al hotel. Poco después, ya Felipe dejó a Karol en su hotel y se despidió. Se dirigió a su lugar de residencia a plantear la estrategia para poder hacerle cosquillas a Karol. Además que ya sabía que era cosquillosa y que su punto débil eran las plantas de los pies.

Karol solo pasaría unos tres días más en el país, antes de regresar a México.

Felipe estuvo toda la noche pensando en que estrategia usar para poder hacerle cosquillas en los pies a Karol Sevilla, mientras que ella estuvo en su habitación pensando en que lugares visitarían los próximos días y en lo simpático que le había resultado Felipe.

Al día siguiente Felipe llegó a la hora acordada al hotel a recoger a Karol Sevilla y se dirigieron a un sitio turístico en las montañas. Él sabía que en esa época del año ese lugar estaría «desierto» y no habrían personas en el sitio, lo cual sería la oportunidad perfecta para llevar a cabo su plan de cosquillas.

Iniciaron ambos la travesía hacia lo más alto del mirador turístico. Al llegar al sitio, Felipe detuvo su auto y le dijo a Karol que se bajara para que admirara el paisaje y tomara fotografías. Karol Sevilla descendió del vehículo y comenzó a admirar el paisaje y a tomar fotografías, tal y como le había dicho Felipe que lo hiciera. Ese día Karol iba con zapatos deportivos sin calcetines, unos shorts y una camiseta blanca. La actriz se veía sexy.

Felipe seguía planeando su estrategia, pero sabía que debía hacerlo cuanto antes para poder lograr hacerle cosquillas en los pies a su actriz favorita. Así que siguiendo su plan, invitó a Karol a subir a un peñasco, obviamente teniendo en cuenta todas las prevenciones de seguridad, no quería estar involucrado en algún accidente con una actriz famosa. Karol confiando en Felipe y desconociendo las reales intenciones de Felipe, decidió subir al peñasco, justo por el camino que éste le había indicado, y el sitio se encontraba algo húmedo, por lo que Karol resbaló y cayó al suelo.

En la caída se lastimó uno de sus tobillos, por lo que Felipe aprovechó la oportunidad. Rápidamente bajó del peñasco y ayudó a levantar a Karol, la ayudó a mover hasta el vehículo, la sentó en la silla de atrás del carro y le dijo que se recostara mientras él le revisaba los pies. Felipe comenzó a quitarle los zapatos, mientras que Karol se quejaba del dolor.

Apenas Karol estuvo descalza, Felipe le comentó que necesitaba revisar que todo estuviera bien en sus pies, así que le pasó sus dedos sobre las plantas de los pies, Karol Sevilla no pudo evitar reír.

Karol: jajajaja… noooo… soy muy cosquillosa… jajajaja… detente…

Felipe: veo que tus pies están bien.

Karol: siiii… jajajaja… por favor… detente… jajajajaja… no mássss… jajajajajaja…

Felipe siguió cosquilleando los pies de Karol y pese a que eso era una tortura para ella, era incapaz de retirarlos. Lo único que hacía era reír tiernamente y suplicar que Felipe se detuviera.

Por fin se detuvo Felipe y Karol Sevilla pudo tomar aire y preguntarle a Felipe por qué le había hecho cosquillas, él lo único que hizo fue decirle que lo hacía para verificar si sus pies estaban bien.

Karol: mis pies están bien. Tú lo que quieres es hacerme cosquillas cierto?

Felipe: la verdad si y encontré la excusa perfecta.

Karol: y por qué no me dijiste que me querías hacer cosquillas?

Felipe: te hubieras dejado?

Karol: no lo sé… jajajaja…

Felipe: te puedo hacer cosquillas?

Karol: sólo en los pies?

Felipe: te dejarías hacer en todo el cuerpo?

Karol: si… por qué no?

Felipe: en ese caso, que comience el ataque de cosquillas.

Y dicho eso, Felipe se abalanzó sobre Karol y comenzó a hacerle cosquillas en todo su cuerpo.  Karol comenzó a reír indefensa en la silla trasera del vehículo, mientras que Felipe le atacaba su cuerpo vulnerable sin piedad alguna.

Karol: jajajaja… jajajajaja… jajajaja… jajajajaja… jajajaja… jajajajaja… jajajaja… jajajajaja…

Karol reía y suplicaba, sin embargo, sus súplicas no eran escuchadas por su verdugo Felipe, quién la conocía de pies a cabeza y sabía cuales eran sus puntos débiles a las cosquillas.

Karol: jajajaja… jajajajaja… jajajaja… piedaaaaaadddd… jajajajaja… jajajaja… jajajajaja… jajajaja… jajajajaja…

De un momento a otro, Felipe se detuvo para que Karol Sevilla pudiera descansar y tomar un poco de aire.

Felipe: qué tal? qué opinas?

Karol: fue muy loco… jajajaja… hacía mucho tiempo no me hacían cosquillas de esa forma.

Felipe: te gustó?

Karol: me hiciste muchas cosquillas… jajaja…

Felipe: y eso que faltan los pies.

Karol: mis pies? no, ni creas que voy a permitirte hacerme cosquillas en los pies.

Felipe: no te estoy pidiendo tu permiso.

Rápidamente Felipe se agachó y con su brazo izquierdo le hizo una llave a ambos pies de Karol Semilla y comenzó a hacer muchas cosquillas despiadadamente.Karol comenzó a reír y a gritar.

Karol: jajajaja… jajajajaja… hahahaha… jajajaja… hahahahaha… jajajajaja… jajajaja… hahahaha… jajajajaja… jajajaja… jajajajaja… jajajaja… jajajajaja… hahahaha… jajajaja… hahahahaha… jajajajaja… jajajaja… hahahaha… jajajajaja… jajajaja… jajajajaja… jajajaja… jajajajaja… hahahaha… jajajaja… hahahahaha… jajajajaja… jajajaja… hahahaha…

Los alaridos de Karol Sevilla podían escucharse a kilómetros de distancia, sin embargo, el sitio estaba desierto en unos 50 kms a la redonda, así que nadie podía escuchar sus gritos, risas a carcajadas y alaridos. Felipe le excitaba más y más las súplicas y risas a carcajadas Karol, lo cual hacía que incrementara la forma de hacerle muchas cosquillas en las plantas de los pies vulnerables e hipercosquillosas.

Karol: jajajaja… jajajajaja… hahahaha… jajajaja… hahahahaha… jajajajaja… jajajaja… hahahaha… jajajajaja… jajajaja… jajajajaja… jajajaja… jajajajaja… hahahaha… jajajaja… hahahahaha… jajajajaja… jajajaja… hahahaha… jajajajaja… jajajaja… jajajajaja… jajajaja… jajajajaja… hahahaha… jajajaja… hahahahaha… jajajajaja… jajajaja… hahahaha…

Después de casi 30 minutos de estarle haciendo cosquillas en las plantas de los pies a Karol Sevilla, Felipe se detuvo por fin. Le dijo que ya no le iba a hacer más cosquillas, que había cumplido su fantasía de hacerla reír a punta de cosquillas.

Karol Sevilla lo único que pudo decirle fue: «por lo menos cumpliste tu fantasía y yo me reí demasiado».

Felipe: te gustaron las cosquillas?

Karol: me reí como nunca. Tenía mucho tiempo que no me reía de esa manera. Sólo puedo darte las gracias por haberme hecho reír. Me olvidé de los problemas y aunque sea como producto de las cosquillas recibidas.

Felipe: jejeje.

Después de eso, Felipe y Karol acordaron regresar al hotel. Dos días después Karol Sevilla salió del hotel con rumbo al aeropuerto y Felipe fue el conductor elegido para llevarla. En el camino conversaron de la «experiencia» de las cosquillas y acordaron que en algún momento repetirían la experiencia.

FIN?

Te gustó esta publicación? vota ya

Marca la cantidad de estrellas que desees

Promedio: 3.7 / 5. Contador de votos: 7

Aún no hay votos para este artículo.

(Visited 969 times, 1 visits today)

Puede que te hayas perdido

error: Content is protected !!