Tickling Stories

Historias de Cosquillas, basadas en hechos reales.

Entrevista a una ticklee (parte 1)

5
(1)

En esta ocasión vengo a compartirles una serie de entrevistas que hemos realizado a las protagonistas de algunas de nuestras historias.

Para esta primera entrevista contamos con la presencia de Nathalie.

Cité a Nathalie a mi consultorio y le comenté que íbamos a realizar una entrevista para publicarla en nuestro portal web a lo que ella accedió amablemente.

Yo: hola Nathalie. Cómo estás?

Nathalie: bien gracias a Dios.

Yo: ok, me alegra escuchar eso. Vamos a empezar la entrevista, en la cual te voy a hacer preguntas relacionadas con las cosquillas y con tu vida personal. Te parece bien?

Nathalie: claro que si, no hay problema.

Yo: claro, que si te llegas a sentir incómoda con una pregunta, no tienes que responderla.

Nathalie: listo.

Yo: cuántos años tienes?

Nathalie: 25 años.

Yo: a qué te dedicas?

Nathalie: soy modelo de protocolo y trabajo en aventos.

Yo: tienes alguna carrera profesional?

Nathalie: soy modelo profesional y estoy terminando administración de empresas.

Yo: interesante. Vives en Bogotá o en alguno de los municipios aledaños?

Nathalie: si, vivo en Bogotá.

Yo: bueno, ahora vamos con las cosquillas.

Nathalie: jejejeje… vamos de una.

Yo: ya sabemos que tienes cosquillas, podrías decirnos en qué partes las tienes y cuál es la parte más cosquillosa de tu cuerpo?

Nathalie: ok… tengo demasiadas cosquillas en cada rincón de mi cuerpo. Soy una mujer extremadamente cosquillosa, podríamos decir que tengo cosquillas desde la cabeza hasta la punta de los pies. Ahora, en cuanto a la pregunta de cuál es la parte más cosquillosa de mi cuerpo, sin lugar a dudas, tengo que decir que son las plantas de los pies. Soy demasiado cosquillosa en esa parte de mi cuerpo.

Yo: interesante. Qué sensación experimentas con las cosquillas?

Nathalie: cómo así?

Yo: por ejemplo: risa, rabia, impotencia, desespero…

Nathalie: ah ok… pues en mi caso risa… mucha risa, es más creería que demasiada risa. Estallo a carcajadas cuando comienzan a hacerme cosquillas.

Yo: no sientes rabia, impotencia o desespero?

Nathalie: obvio que también siento impotencia y desespero. Aunque algunas veces he sentido rabia, cuando no siento confianza con la persona que me las hace, entonces la sensación cambia.

Yo: entiendo. Veo que eres hipercosquillosa en los pies, de hecho en las plantas de los pies. Qué pasaría si alguien te toma los pies, te quita los zapatos y comienza a hacerte cosquillas sin piedad alguna?

Nathalie: primero que todo, trataría de retirar mis pies a como de lugar. Ya si veo que no hay manera de poder retirar mis pies, creo que la primera reacción sería comenzar a reír desesperadamente y a carcajadas. El solo hecho de sentir el roce de los dedos sobre las plantas de mis pies, es un sensación demasiado desesperante y no puedo contener la risa producida por las cosquillas.

Yo: vaya. Demasiado cosquillosa entonces?

Nathalie: exageradamente.

Yo: cuál sería tu sesión ideal de cosquillas?

Nathalie: no tengo una sesión ideal. Para mi las cosquillas son una tortura «divertida». Digo que es divertida porque una se está riendo, pero es más que todo como un reflejo por las cosquillas recibidas, así que no tengo una sesión ideal.

Yo: entonces. Pierdes el control con las cosquillas?

Nathalie: totalmente.

Yo: algo que «odies» por tener demasiadas cosquillas?

Nathalie: el pedicure. Es un «mal» necesario.

Yo: para terminar. Alguna anécdota que nos quieras contar?

Nathalie: no. Prefiero escribirlas en el blog.

 

Te gustó esta publicación? vota ya

Marca la cantidad de estrellas que desees

Promedio: 5 / 5. Contador de votos: 1

Aún no hay votos para este artículo.

(Visited 928 times, 1 visits today)
error: Content is protected !!