Tickling Stories

Historias de Cosquillas, basadas en hechos reales.

Juego de Patriotas: Recolectando la Información (fanfiction)

Justo en medio de una noche con tormentas, el pie derecho (con uñas pintadas de rojo furioso) de la agente Felicitas Giovinazzo empuja el acelerador por toda la General Paz y conduce a un edificio de oficinas cerca de Casa Rosada, al este de la ciudad de Buenos Aires. Acostada en el asiento trasero de su SUV Peugeot plateado, está Sonia Martini, una vez una agente superior de la AFI, ahora traidora involucrada en un complot secreto para debilitar de alguna manera al gobierno de la Nación. Sonia era alta (1,80m) pero delgada. El cabello corto color negro azabache enmarcaba la cara de esta belleza con corte mediterránea. Tenía un poco más de músculo que la mayoría de las modelos, pero a menudo usaba el modelaje como cobertura. La fuerza física y su resistencia la convirtieron en una adversaria formidable. Ahora, Martini está sedada, cubierta con una gruesa sábana y esposada.

Más temprano esa noche, Feli se reunió con Sonia para lo que sería su prueba final y permitirle unirse al grupo terrorista de Martini: La Pluma Patagónica. Sin embargo, el Grupo Halcón allanó la sede de Sonia y las dos tuvieron la suerte de escapar. Sonia, creyendo que Feli era la causa de la redada, trató de dispararle, pero Feli la desarmó rápidamente y le disparó con un dardo tranquilizante de un arma especial que llevaba, como la mayoría de los agentes de campo de nivel A6. A pesar de que su cobertura había sido descubierta por la intervención inoportuna del Grupo Halcón, había logrado capturar a Sonia y la llevaba al cuartel general de operaciones de la AFI para ser interrogada.

La agente Giovinazzo entró en el estacionamiento subterráneo y se dirigió al nivel más bajo. Ella va hacia un placard, ingresa una clave, saca una caja rodante de metal y coloca adentro la humanidad inconsciente de Sonia Martini, todavía cubierta por la sábana, y se dirige hacia el ascensor. Una vez dentro del elevador, ella pone una llave en una ranura especial y presiona 6 y 9 simultáneamente. Para el centro de seguridad del edificio, ella parece ir al noveno piso a llevar material a las oficinas de una pequeña revista de fitness, donde no es inusual que los periodistas trabajen incluso durante la noche en proyectos. En realidad, el ascensor baja aproximadamente 4 pisos bajo tierra. El ascensor se abre y Feli mueve su carga a través de un túnel de 400 metros de largo que tiene puertas cada 20 metros (como seguridad contra ataques o inundaciones, ya que el Centro está ubicado debajo del Rio de la Plata). Silba una melodía de Cerati y sonríe al pasar ante las múltiples cámaras de seguridad armadas, llegando finalmente a la sala de control de seguridad. Los escáneres de retina y el reconocimiento de voz le permiten obtener acceso. Un equipo de seguridad de 6 hombres la apresura cuando entra e intenta tomar el mando de la caja.

«¡Retrocedan! ¡Vos no lo toques!”, La Directora en jefe, Andrea Domino, una morena de 1,70m (1,79 en stilettos) con el cabello un poco más abajo del hombro, aparece en escena y los hombres se retiran. Ella mira por encima de los bordes de sus pequeños anteojos a Feli. “Gran trabajo, Giovinazzo. Dirija este detalle de seguridad A6 y su contenido a la sala E-7”. Seis de las mujeres que vinieron con Andrea, del Grupo Halcón, armadas con teasers y pistolas tranquilizantes, siguen a Feli mientras empuja la caja por una puerta a la izquierda y baja por otro corredor largo. Al llegar a la sala de preparación E-7, descubre su envoltura y permite que el equipo de seguridad la desnude y realice una inspección exhaustiva de armas, dispositivos electrónicos o lo que se conoce como MPC (muerte por captura, generalmente una píldora de Cianuro). Usando rayos X, resonancia magnética y ultrasonido, encuentran 3 transmisores: uno justo debajo de la piel cerca del omóplato izquierdo, uno pequeño entre el dedo gordo y segundo del pie derecho y lo que parecía ser un trozo de papel en blanco (escondido en un tubo en el recto). También consiguen una cápsula de cianuro en un molar falso. Una vez que está «limpia», la llevan a sala de interrogatorios TE-2. Allí, es colocada en lo que parece una mesa de examen de ginecólogo con alas extendiéndose hacia arriba y lejos de la cabeza en una especie de formación en Y. Sus piernas se colocan en los estribos que se levantan. Las correas alrededor de sus muñecas, bíceps, justo debajo de sus caderas, muslos justo por encima de la rodilla y los tobillos están asegurados para que quede totalmente inmovilizada. Se conectan sondas inalámbricas a las sienes y el esternón para controlar la actividad cerebral, la veracidad y la frecuencia cardíaca desde una consola cercana. Finalmente, se coloca un tubo de oxígeno justo debajo de su nariz y se asegura alrededor de su cabeza. La cuadrilla de seguridad salen de la habitación y 4 de ellas toman posiciones alrededor de la puerta principal y las dos restantes ingresan a una segunda cámara a la izquierda. Feli y la Directora Jefe Domino entran por esa puerta y dan la orden de sellarla detrás de ellos.

«Despiértala» ordena, Domino. Feli golpea con fuerza la mejilla izquierda de Sonia. Los ojos de la capturada se abren y ella mira con odio a Feli.

«¡Maldita! ¿Qué está pasando? ¿Dónde está mi equipo?” Ella mira a su alrededor rápidamente y hace un balance de su situación. Desnuda, atada a una mesa con las piernas en el aire, doblada por la rodilla y con los brazos en forma de Y sobre la cabeza. La habitación es cálida, pero no caliente. Se da cuenta de una serie de cámaras de video, incluida una en el techo sobre ella un poco más allá de su cabeza, en la parte superior de un espejo de cuerpo entero. Ella sonríe, a pesar de sí misma, a su cuerpo en el espejo y cómo podrá ver completamente todo lo que le sucederá. Su sonrisa se desvanece rápidamente cuando nota a la mujer parada detrás de Feli. «Ja… Domino. Debería haberlo sabido. Después de todo este tiempo, ¿todavía estás celosa de que haya roto tu récord de resistencia?»

“Nunca me molesto eso. Admiré tu habilidad, de hecho. Especialmente considerando lo cosquillosa que sos. Pero me rompiste el corazón cuando nos traicionaste y le diste una lista de agentes de cobertura profunda a esa célula terrorista. Tenemos todos menos 2 de ellos a salvo. Esos dos fueron torturados por medios salvajes y quedaron físicamente discapacitados antes de que pudiéramos rescatarlos. ¡La vida no me alcanzaría para hacerles pagar!” La voz de Domino se queda atrapada en su garganta momentáneamente. “Pero obtendremos lo que necesitamos de vos, querida. De una forma u otra…»

«¡No tenes chance! Sabes que puedo bancar todo lo que puedas hacerme”. Sonia estaba engreída, aunque en verdad estaba aterrorizada. Ella era horriblemente cosquillosa. Podía recibir un poco, y esperaba poder engañarlas a su manera. Pero su sangre se congeló cuando Domino se inclinó y le susurró.

“No esta vez, cariño. Mi nueva agente A7 (señalando a Felicitas) me ayudará a destrozarte…”

Los ojos de Sonia se movieron nuevamente hacia el espejo montado en el techo. Ella nota un dispositivo cubierto por una sábana. Ella aproxima la altura para estar justo encima de la mesa. Tiene una forma extraña, y ella comienza a preguntarse qué le espera. Domino, notando su mirada, dice fríamente: “Todo a su debido momento… Pero no perdamos más tiempo. Giovinazzo, por favor.”

Feli se mueve hacia el lado derecho de Sonia, mientras Domino se mueve hacia su izquierda. Las mujeres se ponen tapones suaves para los oídos. Domino dice: «Sentite libre de gritar, querida. Sin vergüenza alguna…». Una sonrisa maliciosa se despliega brevemente en sus labios carnosos.

Sonia escupe: «¡Vooooossshlkdfodjajajajajajajajajajaja!» Su pensamiento se corta cuando ambas mujeres comienzan a cavar en los huecos suaves de sus axilas. Feli, con su propia experiencia aún fresca en su mente después de pasar casi 5 meses de haber recibido el entrenamiento de cosquillas, pone su mano en forma de araña y camina sus dedos en la axila lisa de Sonia con su mano izquierda y comienza a trazar círculos concéntricos alrededor de su ombligo con su derecha. Mientras tanto, Domino mueve sus dedos como si estuviera tocando un piano arriba y abajo del lado izquierdo de Sonia desde la cadera hasta la axila. Sonia, sin la capacidad de retorcerse y apartarse de los dedos, no puede hacer nada más que reírse y reír. La situación de Sonia empeora por el hecho de que puede ver a sus torturadores trabajando su cuerpo en el espejo retrovisor.

A continuación, Feli pasa los dedos por todo el vientre y las costillas de Sonia mientras Domino le hace cosquillas en los hoyos y alrededor de los senos. Sonia niega con la cabeza y chilla de risa cada vez que el dedo de Feli se desliza en su ombligo mientras trabaja el área entre su vagina afeitada y su ombligo. Cuando Domino le hace cosquillas en la parte inferior de sus senos, entre ellos y los costados de su cuello y alrededor de sus fosas, se da cuenta de repente que ninguna de las mujeres ha hecho una sola pregunta todavía. ¿Qué tipo de interrogatorio se lleva a cabo sin ninguna pregunta? Tiene poco tiempo para reflexionar sobre eso mientras las mujeres vuelven a cambiar sus atenciones delicadas.

Feli deja de hacer cosquillas el tiempo suficiente para ponerse un par de guantes que tienen plumas rígidas adheridas a la punta de los dedos. Domino se pone un par similar. Las mujeres proceden a arrastrar las plumas por cada centímetro de la parte superior del cuerpo de Sonia. Domino presta especial atención a dibujar círculos alrededor de los pezones rígidos de Sonia y Feli trabaja el ombligo profundo de Sonia con las plumas de una mano mientras le hace cosquillas en las caderas y la parte inferior del abdomen con la otra. Han pasado menos de 10 minutos, pero para Sonia, se ha sentido como una hora. Las mujeres juegan hábilmente con su víctima durante 30 minutos completos antes de tomar un descanso.

Sonia, todavía riéndose suavemente y temblando, a pesar del calor en la habitación, considera sus opciones. Como segunda al mando de la Pluma Patagónica, ella tiene un conocimiento total de la operación de Buenos Aires. Siempre se ha enorgullecido de ser tan dura como las uñas y capaz de soportar cualquier forma de tortura. Decide que morirá, en lugar de ceder.

Feli camina a su lado, cerca de su cabeza y se inclina para susurrar: “Si cooperas, esto puede ser fácil y hacerlo antes de que te des cuenta. Si no es así, bueno…” y ladea la cabeza en dirección al dispositivo cubierto.

Sonia, imaginando que es un amague y que no hay nada que no pueda soportar, inmediatamente le dice a Feli que se vaya al carajo. Feli se encoge de hombros y asiente con la cabeza hacia Domino. Domino dice: “Antes de iniciar la fase dos, quiero darte una oportunidad. ¿Cuál es el plan en Capital? Sabemos que tiene algo que ver con el gobierno de la ciudad. Habla y ahorrate la tortura y así ayudas también a los que se encuentran actualmente bajo custodia federal».

Sonia cierra los ojos y dice tranquila y resueltamente: “Chupame la concha».

«Bueno. Como gustes… Giovinazzo, configure el temporizador para 90 minutos, pero no lo inicie hasta después de que el aceite se haya establecido”.

“¿Aceite?” Piensa Sonia. Su pregunta mental se responde cuando Feli y Domino comienzan a esparcir un líquido aceitoso por todo su cuerpo. Comienzan en sus axilas y bajan por su pecho, aplicando cantidades generosas a sus senos llenos y a su vientre. Luego engrasan sus piernas, apretando sus muslos y rodillas mientras lo hacen. Ella casi salta de su piel cuando aplican el aceite en sus pies, ya que ambas mujeres permiten que sus uñas rasguen las plantas mientras aplican el aceite. Domino luego aplica el aceite en los muslos internos de Sonia y finalmente, vierte un poco en 2 dedos y los desliza en la vagina ya humedecida de la capturada, mientras que está a punto de maldecir a Domino cuando agrega más aceite a su otro dedo índice y lo desliza profundamente en su ano. Domino desliza ese dedo dentro y fuera un poco, asegurándose de que su recto esté bien lubricado. Se detiene cuando siente que Sonia comienza a levantar ligeramente las caderas. Sonia, dándose cuenta de lo que estaba haciendo, de repente se sonroja profundamente y maldice.

Las dos mujeres retroceden y admiran su trabajo por un momento, permitiendo que el aceite comience a funcionar. Sonia siente una sensación cálida por todas partes. Sus nervios, ya intensificados por el cosquilleo, comienzan a hormiguear. Ella se da cuenta de que el efecto la hará más delicada. Ella también comienza a preguntarse aún más sobre la forma siniestra debajo de la sábana. Domino se mueve nuevamente hacia el lado izquierdo de Sonia y se sube a un pequeño reposapiés para que pueda alcanzar ambos lados mejor. Feli se mueve entre las piernas de Sonia. Sonia se mira en el espejo y nota un cronómetro que cuelga del cuello de Feli. Cuando Feli hace clic en el botón del cronómetro, las mujeres comienzan su trabajo.

Domino despacio, burlonamente, rasca sus uñas por los lados de Sonia. Las risitas comienzan de inmediato. Cuando sus manos alcanzan las caderas de Sonia, hace cosquillas de araña hacia su ombligo, luego sube su vientre y todo sobre sus senos. Ocasionalmente pellizca ligeramente los pezones de Sonia. Cada vez que lo hace, una pequeña descarga eléctrica sensual se irradia por la parte superior del cuerpo de Sonia. Entre sus piernas, Feli desliza sus uñas hacia arriba y hacia abajo por los muslos internos de Sonia, luego las aprieta y sus rodillas. Pero cuando Feli desliza sus uñas por las pantorrillas de Sonia hasta los tobillos, cierra los ojos con fuerza y trata de prepararse.

Hay una pausa, un latido del corazón o dos, luego lo siente… Feli retiene los dedos del pie izquierdo de Sonia, estirando la planta suave y tensa. Araña la longitud de la suela de Sonia desde el talón hasta la línea de los pies. Ella le hace cosquillas a lo largo de la línea de los dedos del pie, luego en movimientos continuos arriba y abajo de su planta. Sonia casi grita su risa. Las cosquillas intensas, junto con el efecto del aceite, amplificó su hormigueo a un nivel nunca antes visto. Feli, alentada por la reacción, repite el proceso en su planta derecha.

Domino, para no ser menos, cava en las axilas de Sonia y baja las costillas mientras su lengua baila dentro y fuera del ombligo de Sonia. Verse a ella misma recibiendo cosquillas y la cálida y húmeda sensación de la lengua de Domino en su piel causa una repentina oleada de excitación sexual en Sonia. Su mente grita resistencia a los sentimientos, pero su cuerpo traiciona su mente y comienza a recibirlos. Apenas tiene tiempo de reconocer esta paradoja cuando de repente siente que los 10 dedos de Feli asaltan ambas plantas. Su aliento se detiene momentáneamente y una serie ininterrumpida de risas, risas y risas brota de sus labios secos. Ella quiere recordar desesperadamente su entrenamiento y ser capaz de resistir el ataque, pero el pensamiento consciente es borrado por las cálidas sensaciones que parecen abrumar todos los nervios.

Hay otra pausa, y Sonia rápidamente jadea y respira profundamente para calmar sus pulmones ardientes. Ella se tensa, esperando otra intensa descarga de cosquillas. Lo que sigue es un cosquilleo suave y provocador… Domino arrastra sus uñas lentamente, sensualmente arriba y abajo de los costados de Sonia mientras lame y mordisquea sus pezones hinchados. Sonia se ríe, pero suavemente, e interrumpida con suspiros ocasionales y gemidos de placer. Ella aspira el aire bruscamente cuando siente la boca de Feli envolver sus tres dedos más pequeños en su pie derecho, y su lengua serpenteando entre cada dedo mientras le hace cosquillas en las plantas de los pies y las piernas hasta la parte interna de los muslos. Antes de que pueda pensar, su cuerpo parece relajarse y abrirse para estos sentimientos deliciosamente tortuosos.

Domino revisa los monitores y reconoce los patrones de las ondas cerebrales. Ella continúa haciéndole cosquillas en los costados y el vientre de Sonia con una mano mientras oralmente los senos y los pezones están siendo atendidos. Con su otra mano, toma una pluma larga y rígida y comienza a ver el filo de la hoja a lo largo de los labios vaginales externos de Sonia. Domino sonríe cuando ve el repentino aumento en el patrón de ondas cerebrales. Hay un pico mayor cuando usa la pluma sobre el clítoris de Sonia, que hace mucho tiempo se asomó por debajo de su capucha. Feli toma la seña y, mientras chupa los dedos de los pies de Sonia y le hace cosquillas en la planta del pie izquierdo con la mano derecha, comienza a hacerle cosquillas en el ano con la punta de otra pluma. El patrón vuelve a aumentar con esta nueva sensación. Ambos orificios parecen abrirse, lo que invita a una mayor estimulación.

Las dos mujeres se burlan y hacen cosquillas a Sonia cuidadosamente, mientras observan sus reacciones y notan los cambios en sus ondas cerebrales. Reconocen que Sonia está cerca del orgasmo. A pesar de todo su entrenamiento, Sonia no estaba preparada para este tipo de asalto. Podía soportar una violación salvaje, pero este placer de nervios llevado al límite por el aceite y las cosquillas era más de lo que su cuerpo y su mente podían manejar. Ella comenzó a apretar rítmicamente sus nalgas en un esfuerzo por igualar el ritmo de las plumas. Como las mujeres podían ver, estaba cerca del clímax.

Domino le guiñó un ojo a Feli y ambas mujeres dejaron de hacer cosquillas y bromas abruptamente. La mente de Sonia tardó un segundo en darse cuenta de que los sentimientos se habían detenido, excepto por el calor. Se contuvo, casi demasiado tarde, a punto de pedir más. Avergonzada, enojada y extremadamente cachonda, gritó: “¡Perras sucias! Cuando mi tripulación me encuentre…»

Pero ella fue interrumpida por Domino. “Nadie te encontrará. El vehículo de Feli está equipado con un codificador. Esta instalación está a varios cientos de metros bajo tierra y protegida de sensores de cualquier tipo. Nuestro equipo de barrido también eliminó todos los sensores de su cuerpo. Incluso el interno.» La cara de Sonia cayó. En lugar de sufrir más a manos de su antiguo líder, ella echó la lengua hacia atrás y buscó el diente falso con la cápsula de cianuro. Cuando lo activó, se sorprendió: Esperaba unos segundos de dolor o al menos de mal gusto. Lo que obtuvo fue un repentino ataque de risas.

“Lo siento cariño, también lo tenemos. Lo que estás experimentando ahora es una dosis concentrada encapsulada de óxido nitroso, más comúnmente conocido como… »

«Gas de risa», sonó en Feli.

Después de unos 10 minutos de risas tontas, Sonia pudo recomponerse. Ahora aceptaba que estaba completamente indefensa. Su última opción fue reemplazada por una broma. Su excitación había desaparecido, al igual que la sensación de calor. Se preguntó qué le depararía la próxima vez. Ella consideró sus opciones. Ella podría cooperar y cumplir una cadena perpetua en una de las cárceles más infames del mundo ubicada en la Península Antártica o podría resistir y recibir la pena de muerte, pero con la esperanza de que su tripulación tuviera éxito en su misión. Se sorprendió cuando Feli apareció a su lado con una botella fría de agua con un sorbete doblado. Feli dijo: «Hacemos lo que debemos, pero no estamos totalmente sin preocupación o piedad». Y colocó la punta del sorbete cerca de los labios de Sonia. Vacilante, Sonia tomó y bebió profundamente, disfrutando del agua fría en sus labios resecos y garganta. Feli luego preguntó acerca de su organización.

Sonia, quien a pesar de sí misma comenzó a tener una admiración a regañadientes por su nuevo adversario, respondió simplemente: “Hacemos lo que debemos hacer. Debes tratar de romperme, y debo tratar de resistirme.” Con eso, respiró hondo y trató de prepararse para más. Feli y Domino no perdieron el tiempo, volviendo a aplicar el aceite. Una vez más, Sonia se sobresaltó cuando el aceite tibio entró en su vagina y ano, pero esta vez se relajó y le dio la bienvenida. Pensó que si iba a morir como traidora, primero estaría sexualmente satisfecha.

Se miró en el espejo, esperando que comenzaran las mujeres. Observó a Domino ponerse en posición por las caderas… Pero Feli se alejaba. Más concretamente hacia el dispositivo cubierto. Feli hizo girar el dispositivo entre las piernas de Sonia y lo descubrió. Sonia tragó saliva cuando lo vio. Fue un sybian.(NdR: Si no sabes, Tio Google te puede ayudar) Pero este estaba montado verticalmente en un poste ajustable y tenía un accesorio de doble penetración. Feli ajustó la altura, la alineó y la lubricó a fondo con el aceite para calentar. Una sonrisa parpadeó en el rostro de Sonia al pensar en los sentimientos sexuales que estaba a punto de disfrutar.

Feli advirtió: “Sonia, lo siento, pero en tu agua había una pequeña dosis de droga. Si pensabas que tus sentidos se habían agudizado antes, estás a punto de experimentar un MUNDO TOTALMENTE NUEVO”. Y con esas palabras, introdujo los penes en la vagina y ano de Sonia que tuvo un momento en el que pensó que podría resistirse, pero esta sensación junto con el calentamiento la venció. Lo que no sabía, o no podía saber, era que el sybian se modificaba con un interruptor remoto que se apagaba cuando sus ondas cerebrales indicaban que estaba a punto de llegar al clímax. Tan atada como estaba, los pocos milímetros que podía mover no serían suficientes para que ella terminara una vez que la máquina se detuviera.

Las mujeres se quitaron los tapones para los oídos y comenzaron a hacer cosquillas. Ligeramente, burlonamente al principio, con mucha succión y mordiscos en los dedos de los pies y los pezones. El sybian hizo clic e inmediatamente Sonia se sintió abrumada por la estimulación sexual y las sensaciones de cosquillas. Las mujeres se concentraron en cosquillas leves y cosquillas sensuales mientras el sybian bombeaba y vibraba en Sonia. Sus gemidos se mezclaron con risitas y sus ojos estaban entrecerrados. Su respiración aumentó y los músculos de su estómago se tensaron. Ella comenzó a alcanzar su umbral sexual cuando la máquina de repente se apagó. Antes de que pudiera protestar, Domino y Feli comenzaron un salvaje ataque de cosquillas que hizo que el monitor de ondas cerebrales saliera de la tabla.

Este juego de tira y afloja fue en el transcurso de 2 horas y la torturada mente de Sonia flotaba en una especie de limbo. Ella perdió toda medida de tiempo. Había pasado por una gama de sentimientos, desde la ira hasta el miedo al dolor, al placer, al deseo, a la necesidad, y ahora al dolor de nuevo… Domino finalmente tuvo que pedir un descanso, mientras sus manos se encogían. Durante el breve descanso, Feli tuvo que volver a lubricar al sybian. Ella volvió a insertar los penes y estaba preparada para comenzar a hacer cosquillas nuevamente. Justo antes de que comenzaran, Sonia pronunció una palabra, un graznido seco… «Vidal…»

Domino dijo: «¿Que Vidal… Maria Eugenia Vidal? ¿Qué hay con ella?»

«Hazme acabar y lo diré todo…» Su voz era apenas un susurro. «Tú ganas. Estoy rota… Déjame acabar por favor y cooperaré por completo. Tienes mi palabra… Como prueba, ofrezco esto. El trozo de papel que recuperó de mi culo contiene un micro punto. El micro punto contiene un número de cuenta bancaria en las Islas Caimán. Cuenta de Vidal…”

Domino levanta un teléfono y susurra órdenes al equipo de barrido. En menos de 60 segundos, el teléfono volvió a sonar con la confirmación de la historia de Sonia sobre el papel. Sonia miró tristemente a Domino y dijo: «Mi palabra debería haber sido suficiente, Andrea».

Domino, sorprendida por las palabras y el comportamiento de Sonia, respondió: “La verificación fue un procedimiento, como bien sabes, Sonia”. Suavemente apartó un mechón de cabello suelto de la cara de Sonia, le dio un beso en la boca y luego se volvió hacia Feli diciendo: “Quítate la ropa y elimina el comando de detención automática, Feli”. Sorprendida al escuchar a su jefa usar su primer nombre tan suavemente, Feli omitió el comando en el monitor y procedió a desvestirse, ambas quedando en los tops y calzones reglamentarios como ropa interior, y la perfección en la forma de los pies de las agentes. Luego, Feli encendió manualmente el sybian. Ambas mujeres acercaron un par de muebles donde podían apoyarse al lado de Sonia, y con sus pies empezaron a acariciar el cuerpo de la detenida, comenzaron a hacer cosquillas en serio con las uñas de los pies de cada una. Unos minutos después, Feli mueve el mueble, se va a los pies de Sonia y con sus propios pies empieza a hacer cosquillas mientras que Andrea usa un pie para hacer cosquillas, y el otro lo acerca a la cara de Sonia que empieza a chuparle los dedos. Las horas de tensión sexual acumulada alcanzaron un pico. Ambas mujeres dejaron de usar sus pies e intensificaron sus cosquillas hasta un punto álgido. Domino agregó la pluma al clítoris hinchado de Sonia y la envió al borde. Ola tras ola de contracciones orgásmicas sacudieron el cuerpo de Sonia. Una brillante exhibición de fuegos artificiales explotó en su vista y era la señal inequívoca que había llegado a un tremendo orgasmo.

Domino y Feli se limpiaron, se vistieron de vuelta y desataron a Sonia, la limpiaron con una esponja, la secaron y la vistieron como un prisionero. El equipo de seguridad entró, la aseguró y la llevó a la celda de detención. A la mañana siguiente, Domino tomó personalmente su declaración, con Feli presente como testigo. Lo que aprendió la inquietó mucho, ya que la ex Gobernadora, que era muy mal vista en los bajos fondos por negocios bastante turbios que aún no habían salido a la luz pública, estaba haciendo un intento por convertirse en Presidenta de la Nación. Todavía débil por los eventos del día anterior, Sonia fue esposada a una silla de ruedas de acero para la confesión. Domino ordenó que se ejecutaran varias pruebas psicológicas. Se descubrió que a Sonia le habían lavado el cerebro y lo habían usado para evitar que la AFI descubriera el plan de Vidal. Pero una parte de la mente alterada de Sonia era lo suficientemente inteligente como para obtener alguna evidencia del plan. Cuando las cosquillas le rompieron el lavado de cerebro, ella cooperó por completo.

Sin embargo, el plan ya estaba en marcha, y alguien tendrá que detenerlo…

Tomado de Internet

(Visited 92 times, 1 visits today)
Calificar