Tickling Stories

Historias de Cosquillas, basadas en hechos reales.

The Serial Tickler – Capítulo 2 (M/F, Feet)

El agente Rousseau vio pasar a mucha gente por su despacho ese día, no era el único que registraba quejas, pero había muchas en estos días. Intentaba darle la vuelta a la historia de Angelique para ver la atención que merecía. Se preguntó si había ido demasiado lejos en la burla, y si, después de todo, esta historia no era risible.

Al final del día, antes de volver a casa, el agente Rousseau decidió llamar al adolescente:

«-Sí, Angelique, este es el agente Rousseau… Me he dado cuenta de que me había olvidado de hacerte una pregunta, sólo que mi día ha terminado, ¿vives por aquí? Traje tu declaración conmigo, pensé que podríamos encontrarnos en un bar para discutir esto… De verdad, ¿puedes? Genial, nos vemos en el Cub, ¿sabes dónde está? Vale, nos vemos allí a las 7 de la tarde… claro, nos vemos entonces. »

Matthew era un joven de 26 años, alto, moreno, con el pelo corto, que esperaba ascender en el escalafón lo antes posible. Para ello, sabía que tendría que tener iniciativa e ideas originales para que algún día se fijaran en él. Mientras tanto, hacía su trabajo con mucha seriedad y entusiasmo, pero la rutina en la comisaría de Leglade era un aburrimiento mortal que le iba quitando la motivación. Esperaba tener más casos interesantes, pero nunca llegaron, ni otros.

Como era de esperar, Rousseau y Angelique se encontraron en la Casa del Lobo. Llegó vestida con ropa seca, la lluvia había cesado, pero el cielo seguía nublado. Una vez resueltas, las preguntas no se hicieron esperar, Angelique estaba animada por una cierta animosidad hacia el agente:

«-Escucha, antes no me gustó mucho la forma en que me fastidiaste, ¡así que terminemos con esto!
-Lo siento, Angelique, no debí hacerlo -respondió con una mirada sinceramente apenada-, pero los días son largos ahora. Ah, y no voy a poner excusas, voy a ir al grano: se me olvidó preguntarte si tenías idea de quién pudo haber hecho esto.
-¿Cómo voy a saberlo?
-Bueno, ¿estás en el instituto?
-Sí, estoy en el instituto.
-De acuerdo, ¿hay algún compañero de clase que conozcas que tenga… ¿Fetiches?
-… Hmmm – se tomó el tiempo de pensar unos segundos – bueno, yo diría que no. Un fetichista de los pies, no lo creo. Además, no me secuestraron en el instituto, ¡sino en un callejón!
-Sí, bueno, no hace daño intentarlo. – Entonces llegó un camarero y todos pidieron una bebida. Matthew esperó a que el joven se marchara para continuar la discusión. ¿Nadie te hace cosquillas en los pies ni parece prestarles especial atención?
-Bueno, pensé que eras malo por burlarte de mí antes, pero es cierto que parecemos idiotas cuando hablamos de cosas así… – Angelique se quedó de repente mucho más tranquila, miraba a su alrededor, la gente no prestaba mucha atención a lo que decían, pero ella quería seguir siendo discreta, así que retomó un tono más abajo – Aparte de mi novio, que me hace cosquillas de vez en cuando, no he notado ningún interés en mis pies por parte de nadie.
-Eso está bien. Entonces necesitaré algo más, pero para eso, tendrás que seguirme a casa, no tardarás mucho.

Ante esta propuesta, la chica se turbó, era algo inesperado, no sabía qué pensar, y miró al agente con los ojos muy abiertos, sabía que era un hombre de leyes, y que en principio era seguro, pero este repentino renacimiento del interés por su historia no le parecía natural, esta propuesta quizás tampoco lo era:

-… No sé si debería Matthew.
No sé si debería, Matthew. -Escucha, tu secuestro no es divertido, y si otros fueran secuestrados por las mismas razones, al menos tendríamos algo para tomarte en serio, ¿entiendes?

Matthew mantuvo un aire serio, y miró fijamente a Angelique, el camarero llegó con las bebidas, el policía pagó inmediatamente con la cuenta, diciéndole al camarero que se quedara con el cambio, y arrancó su vaso, mientras la miraba a los ojos. Tocó su vaso, pero no lo levantó, y tampoco bebió, a veces fue sorprendida por la intensa mirada del policía. Desgarrada, acabó diciendo tímidamente:

-Bien, te seguiré, pero no por mucho tiempo, ¿verdad?
-No te preocupes… »

Después de terminar sus bebidas sin demasiada discusión, Matthew llevó a Angelique a su apartamento en un gran edificio. Al entrar, el policía le dijo a la joven:

«- Por favor, quítese los zapatos al entrar. »

Angelique obedeció inmediatamente, quitándose su par de zapatos converse blancos. Llevaba calcetines del mismo color que se detenían a mitad del tobillo. Matthew hizo lo mismo con sus zapatos de vestir, y tenía el mismo tipo de calcetines, pero en negro. Le hizo un gesto a Angelique para que le siguiera y se sentaron en un gran sofá rojo. Angelique no estaba tranquila, el joven comenzó entonces la discusión:

«-¿Quieres algo de beber?
-No, gracias -se negó cortésmente Angelique- Dime más bien por qué hemos tenido que venir aquí… Por cierto, se está bien aquí.
-Gracias. Y mi razón para invitarte es que… En realidad, me gustaría comprobar algo… »

Al decir estas palabras, se lanzó a los pies del adolescente que, sorprendido, no pudo reaccionar a tiempo. Con algo de fuerza física, Matthew agarró los tobillos, los trajo hacia él, estirando al mismo tiempo las piernas de Angelique, lo que le permitió arrodillarse sobre ella. Angelique comenzó a sentir pánico:

«-¡No! ¿Qué te pasa?

Con un aire de preocupación, Matthew respondió en voz bastante alta:

-¡No me creo tu historia ni por un segundo, querida! Pero necesito verificar que no me has contado ninguna grieta. Y como he oído que tienes muchas cosquillas, he encontrado una buena manera de hacerte hablar…
-¡No! ¡Mis pies no! »

Pero apenas dijo estas palabras, Matthew comenzó a deslizar sus diez dedos a la vez bajo los pies de Angelique, que arañaba con sus incipientes uñas la fina tela de la alfombra. Empezó por el centro de los pies, pero por reflejo, la chica dobló los dedos para reducir la sensación, aunque eso no impidió que se riera a carcajadas. Pensó que estaba en un mal sueño que degeneraría en lo que más temía en ese mismo momento. De hecho, tenía muchas cosquillas. Matthew, aunque su objetivo era conseguir que Angelique admitiera que su historia era una broma, se dejó llevar por el juego y sonrió a la adolescente. No dijo nada, contentándose con hacer cosquillas a su víctima sin disminuir el ritmo. Angelique, ella, no dejó de intentar tirar de sus pies hacia ella, pero estaban bien atascados. Comenzó a revivir esta escena en una habitación oscura en la que sólo podía sufrir las múltiples agresiones de un torturador anónimo en sus pobres pies, la sensación de horror, el calvario interminable, ese deseo de escapar a toda costa sin éxito. Su risa era cada vez más fuerte, y sonaba como gritos. No esperaba un trato así por parte de un representante de la ley, que debía ayudarla.

A continuación, Matthew utilizó una de sus manos para sujetar los dedos de los pies dibujados hacia atrás, mientras se rascaba con la otra. Pero los calcetines le molestaban, así que dejó de hacer cosquillas para preguntar, manteniendo ese aire un poco loco, como si la razón le hubiera abandonado, dominado por un impulso salido de la nada:

«Entonces, ¿vas a admitir que has mentido? ¿O insiste y le quito los calcetines?
-¡Pero no estoy mintiendo! ¡Para! ¡No me descalces! ¡Te estoy diciendo la verdad! ¡Para!
-Lo siento, jovencita, pero voy a tener que averiguarlo por mí mismo… »

Mientras decía esto, le quitó a Angelique uno de sus finos calcetines, revelando un hermoso y pálido pie de la talla 36, bien cuidado y con las uñas bien recortadas. Sus pequeños dedos de los pies se movían, haciendo que Matthew quisiera continuar. Se quitó el otro calcetín y comprobó que ambos pies tenían el mismo cuidado.

«-Ves Angelique, no soy un fetichista, pero admito que son bonitos tus piececitos. »

Ante este anuncio, Angelique entró en pánico en su interior, este hombre tan tranquilo y que parecía tan amigable parecía convertirse en una bestia salvaje, ¿su objetivo era torturarla desde el principio? ¿Escondía su verdadero rostro? ¿O estaba interpretando un papel? Y ya que mostró su cara, ¿la dejaría volver viva? Las preguntas se agolparon en la cabeza de Angelique, que empezó a llorar de risa, pero también se asustó como nunca. Matthew tomó inmediatamente la iniciativa de tirar de los dedos gordos del pie hacia atrás con una mano, antes de rascar la base con las uñas. La reacción no se hizo esperar. Angelique se rió a carcajadas, no podía aguantar más. Duró unos buenos 5 minutos antes de que Matthew volviera a preguntar:

«¿Me has mentido?
-Ahahahahahah… Noooo… ¡¡¡No es mi pieeeeeeds!!! Ahahah
-¿Estás seguro?
-Sí… Ahahahahah Eso es horrible….

-Bien… – En otro arranque de locura, añadió sádicamente – Seguiré un poco más para asegurarme.
¡¡¡¡-Nooooooo !!!! ¡Ahahahahah!
-No, pero eso no era una pregunta… »

El paso de los dedos continuó en serio, pero tanto si realizaba pequeños y rápidos movimientos en una zona como el talón, el arco o la base de los dedos del pie, como si hacía movimientos lentos y de barrido en toda la superficie, la reacción no se hizo esperar y fue la misma: la risa, sin poder parar. Matthieu insistió en todas las zonas donde la reacción era más fuerte, es decir, en particular la base de los dedos del pie. Después de 30 minutos de excitación ininterrumpida de los dedos de los pies de la niña, los soltó y, de repente, volvió a calmarse, como un animal enloquecido al que le acaba de picar un somnífero:

«-Bueno… Me has convencido.

Angelique no entendía, seguía riendo, pero su pánico se había calmado de repente, Mateo, que seguía mirando a los pies de la joven, añadió:

-Te ayudaré… Efectivamente, tienes muchas cosquillas. Siento haberte torturado así, pero era la única manera de asegurar tu honestidad.

La joven cayó del cielo, ahora comprendía que sólo era una prueba, todo lo que acababa de soportar servía para demostrar que no había inventado esta historia desde cero:

-Empezaré la investigación mañana, en el lugar que me dijiste.

Tranquila, pero también llena de una profunda ira, mantuvo la compostura mientras preguntaba:

-… ¿Puedes levantarte y devolverme los calcetines?
-Ah, sí, claro, lo siento -reaccionó Mateo, tranquilo y comprensivo de nuevo, se levantó y le entregó sus calcetines blancos, que Angelique tomó de sus manos sin mirarlo, los puso de nuevo a sus pies y dijo fríamente
-Gracias.
-Escucha, entiendo tu enfado, pero te prometo que nunca abusaría de un menor, sigo siendo un policía primero. Les mantendré informados del progreso de la investigación. Tenga la seguridad de que no tengo intención de volver a torturarle.
-Espero que no. Es demasiado horrible.
-Lo vi. Vamos, te llevaré a casa, ¿vale?
-Bien.»

Aunque contestó, la adolescente estaba habitada por un inmenso enfado hacia el policía, que lo entendió bien y no intentó entablar una conversación con ella. La llevó a su casa, y volvió a la cama, con cierta impaciencia por empezar este caso, y no estar confinado en su despacho por más tiempo.

Continuará…

(Visited 52 times, 6 visits today)
Calificar